Over… Xmas break

Señoras y señores, se acabó el semestre. Por fin. No es que esté cansado del baloncesto, o de la vida social, o de trabajar en el gimnasio… No, para nada. Estoy cansado de los tests de Antropología, de los trabajos de inglés y de los exámenes de Sociología. De los de Mates no, que han sido superdivertidos (y es la primera A de mi vida, aunque espero que no la última). Por todo esto, tras una semana de exámenes finales y de trabajos, deberes, etc… hoy ha empezado, para nosotros, tras el último partido del semestre (aunque fuese amistoso) el Christmas Break.

Pero, antes de todo esto y desde la última vez que escribí han pasado muuuuuuchas cosas. La anterior entrada acabó hablando del torneo en Husson University, ¿verdad?. Bien pues, sigamos por donde dejamos las cosas, que es de rigor.

 

NCAA III

Husson University, Bangor. Llegamos allí dispuestos a disputar el torneo Paul Bunyan (que es una figura mítica del norte de Estados Unidos, sobre todo Maine, Michigan y Minnesota; un leñador gigante), torneo al que nuestra universidad suele ser invitada cada año. Los equipos en el torneo éramos cuatro, a saber: El anfitrión, Husson University, que es una universidad enrolada en la tercera división de la NCAA, afincada en Bangor; UNE, University of New England, otra universidad de la tercera división de la NCAA, esta afincada en Biddeford, también Maine; UMM, cuyas siglas corresponden a University of Maine at Machias, y que es uno de los equipos que juega en nuestra conferencia y con el que tendremos que vernos las caras dos o tres veces entre enero y febrero, y nosotros, UMFK.

Tan pronto como llegas ahí te das cuenta de la diferencia entre universidades, generalmente de cualquier división de la NCAA, con las de la segunda division de la NAIA, sobre todo en el aspecto de instalaciones depotivas:

 

Estadio de Baseball… pero también de Football. Y de dimensiones considerables.

 

Así que entramos a los vestuarios, dejamos las cosas, y nos damos una vuelta pro el complejo deportivo, a ver que tal. Todo bastante cuidado, la cancha bastante aceptable, aunque pequeña, del estilo de la nuestra. El primer partido va a ser el nuestro. Se juegan dos partidos cada día, el primer día UNE vs UMFK y Husson vs UMM, y al día siguiente, los dos que hayan ganado jugarán la final, y los dos que hayan perdido juegan el partido de consolación. Va siendo hora de empezar a cambiarse, así que volvemos al vestuario y cada uno empieza sus rituales prepartido; los hay de todos los colores: algunos escuchan música concentrados, cantando en bajo para si, como Emiliano; otros, como Manny, cantan a gritos sus canciones preferidas mientras corren y bailan por el vestuario, para ponerse en modo partido. “Get high”, que lo llaman (diferente significado del otro high, malpensados).

 

 

Yo normalmente me pongo música mientras me preparo, pero soy mas bien de los que cantan en bajito para si. Además, últimamente me ha dado por lavarme los dientes en el vestuario antes de cada partido fuera de casa, no se porque, pero me hace sentirme más cómodo, así que, ¿por qué no?.

Salimos a la cancha con tiempo, más de una horita, y cada uno se pone a su bola. Tiros, entradas, tiros libres, manejo de balón corriendo por las bandas… A diferencia del baloncesto que he jugado antes, los calentamientos son bastante anárquicos, como creo que ya he remarcado alguna otra vez. Normalmente, en todos los equipos en los que he estado anteriormente el calentamiento “organizado” empieza con 50 o 40 y pico minutos en el reloj. Aquí, sin embargo, suele empezar a los 20 aproximadamente.

Así que calentamos un poco, alternando periodos de movimientos con algunos de concentración en el banquillo, hablamos sobre el partido y bromeamos un poco, y cuando quedan 40 minutos nos llaman para la charla. Lo primero de todo, pese a ser mi primer partido tras la lesión, observo que vuelvo a salir de 3 titular. Buena señal, e importante para volver con confianza.

Nuestro rival va a ser UNE, NCAA III, con un record de 1-5. Pese a todo, el entrenador nos avisa: es un equipo muy rocoso y con un juego lento y a anotaciones bajas, defensa dura y al tran tran. No hay que confiarse. Las claves son saber atacar la zona, intentar que no la monten corriendo en transición e intentar hacer tiros de alto porcentaje. Si nos vamos a anotaciones de 80-90 el partido será nuestro, nos dicen; en cambio, si nos quedamos sobre los 50-60, hay muchas posibilidades de que el partido caiga de su lado.

Salimos a la cancha y sienta genial volver a jugar. Hacemos el calentamiento, consistente en entradas, algo de tiro, estiramientos y calentamientos grupales (“Bigs” y “Guards”) y Five Star para terminar. Una curiosidad: no se porque razón, no dejan hacer mates en los calentamientos. En toda la temporada llevamos 2 técnicas por hacer mates en calentamientos, que se suelen resolver con dos tiros libres para el equipo contrario antes de empezar el partido.

Llega el momento de la verdad, y el partido comienza. Como nos habían dicho, rocoso, lento y muy físico en defensa. Anotaciones bajas, ataques largos, y bajo porcentaje en tiros. El tema de las faltas es gracioso, porque puedes defender con manos y contactar mucho, pero luego te pitan la bobada mas grande del mundo, como un contacto sellando a tu defensor en el poste, o una falta en el rebote por saltar sobre la espalda cuando ni siquiera tocas a tu defensor, tan solo estiras el brazo por encima de el.

Nos vamos al descanso perdiendo 26-24. La proyección no es ni de 50 puntos, por lo que no es muy buen indicador. Estamos abusando mucho del triple y ni siquiera estamos convirtiéndolos… Un par de indicaciones sobre como atacar la zona en el descanso, y de vuelta a jugar.

La segunda parte transcurre incluso peor, y cogen una pequeña ventaja de 10 puntos pronto. Tras eso, vamos detrás, y hasta conseguimos empatar. Pero se vuelven a poner 4-5 puntos arriba, y en el intercambio de tiros libres finales no fallan. Partido perdido contra un rival que, según coincidimos todos, no tenía que haber ocurrido. Para reseñar nuestro porcentaje en triples, 4 de 21, un 19%. Paupérrimo.

Tras el partido nos quedamos a ver un poco al anfitrión contra el equipo de nuestra conferencia, para conocer al próximo rival. El partido pierde todo el interés en los 4 primeros minutos, en los cuales Husson se pone mas de 20 arriba. Machias tarda 3 o 4 minutos en meter la primera canasta, y les es complicadísimo dar 3 o 4 pases sin perder la bola. Bueno, por lo menos tenemos las animadoras:

 

Vuelta al hotel, descansar, hacer algo de deberes y a dormir. Revisamos un poco el partido en nuestra habitación, Kevin, Emiliano y yo, para ver los errores que hemos cometido y en que podríamos haber actuado mejor. Mañana el partido es a priori más sencillo, pero nunca hay que confiarse.

Pero si, el partido fue más sencillo. Con la presión a toda la cancha, una 1-2-2 en la que yo actúo en punta, comenzamos fuerte, cogiendo un liderazgo bastante importante, rondando los 20 puntos, en los primeros 10 minutos. Con las primeras sustituciones el ritmo decayó un poco, y al descanso nos fuimos “tan solo” 13 puntos arriba, 42-29.

Al comienzo de la segunda parte volvimos a dar otro estirón con el quinteto titular en pista, forzando malas decisiones, robando balones y acabando muchos contraataques, y con mas de 10 minutos en el reloj el partido estaba más que finiquitado. El resultado final, 92-55, y mejoramos el récord a un aceptable (aunque debería ser un poquito mejor) 6-3.

Entre que nos vestimos y todo, al finalizar el partido, tenemos tiempo para ver un poco de la final del torneo, Husson contra UNE, dos universidades NCAA III.

 

Calentamiento de la final

 

UNE calentando

 

Eso si, aunque no nos quedamos a ver todo el partido, Husson ganó con holgura a UNE, como era de esperar. Además, como cualquier torneo que se precie, este tenía trofeo (que se quedó en casa) y All-tournament team. Nuestro Canadiense Kevin Loiselle se ganó un puesto en el equipo debido a sus estadísticas de 16 puntos y 8 rebotes en el primer partido, y 19 y 15 en el segundo. Aquí podéis ver su foto con el periodista de la televisión local que le hizo unas preguntas (es broma, es Brad, el fisio):

 

 

Vuelta a casa desde Bangor, que son unas 5 horitas (corto para lo que estamos acostumbrados) y a prepararse para la semana importante en el aspecto académico, ya que el miércoles jugamos contra Bates College, otro NCAA III, y la mejor universidad del estado según la última votación de entrenadores y periodistas. Una buena piedra de toque.

 

BATES

Así que nos vamos a Lewinston, Maine, a jugar contra Bates. En cuanto llegamos al campus, podemos apreciar la arquitectura típica de Nueva Inglaterra, que, en mi opinión, es preciosa, y le da a la universidad ese toque de antigüedad y tradición maravilloso. Aquí algunas fotos (por desgracia, no son mías):

 

El gimnasio, aunque pequeño, tiene también ese estilo y aire antiguo, pero bien conservado, con parqué marrón oscuro. En todo el equipo, de los 13 jugadores, tan solo hay un jugador negro, cosa que me sorprende. Eso si, todos los jugadores están fuertes. Pero fuertes, FUERTES. Menudos musculitos. Esta vez, en vez de hacer una de mis crónicas, os voy a dejar la de la página de nuestra uni, que es perfecta, aunque, eso si, está en inglés (pero se entiende fácil, no os preocupeis):

” The UMaine Fort Kent men’s basketball team rallied but fell short to Bates College 86-75, on Wednesday night at Alumni Gym in Lewiston, Maine. Senior Alex Gallant poured in a career-high 28 points and matched his career high with 11 rebounds to lead the Bobcats (7-1) to their fifth straight win, while the Bengals dropped to 6-4. UMFK will play at the Fisher College Holiday Classic this Saturday and Sunday at 1pm each day. On Saturday they face The New School (Ny.) and on Sunday they will take on Johnson & Wales (Fla.). All games will be played at Fecteau-Leary Gymnasium in Lynn, Massachusetts.

On Wednesday evening, Kevin Loiselle (Fy., Montreal, Canada) led five UMFK players in double figures with 17 points, while Manny Odugbela (Jr., Providence, RI) added 16.  Emiliano Void (Fy., Montreal, Canada) scored 12 points to go with seven rebounds and six steals, and Jamar Thornhill (Fy., Montreal, Canada) and Pablo Llamas (Jr., Leon, Spain) added 12 and 11 points, respectively. Gallant (Bangor, Maine) hit 12 of 15 shots to help carry the Bobcats and senior Nick Schmiemann (Weymouth, Mass.) added 16 points with five rebounds and a career-high six assists.  Junior John Squires (Swampscott, Mass.) filled the stat sheet with eight points, seven rebounds, six assists and two steals.

Bates opened the game on a 11-3 run and then the teams traded the lead nine times in the first half and the game was tied 10 other times. A steal and a dunk by Terence Dockery (Fy., Detroit, MI) was followed by a pair of free throws by Loiselle that gave UMFK its largest lead of the period, 28-24, with 6:13 left. Bates responded with three straight hoops by Gallant, and a three-pointer by junior Kyle Philbrook (Auburn, Maine) which returned the lead to Bates at 33-31 with 4:29 to go. Gallant found Squires underneath for a layup, and he scored four more points before the period was over, as Bates took a 42-38 lead into halftime.

Bates came out of the locker room and quickly expanded the lead into double digits 51-40 with 17:15 left in the game. Bates’ lead ballooned to 15 at 62-47 with 13:18 left and had a 66-51 lead with 11:48 to go, when UMFK exploded for 16-1 run, which was capped by a 12-point spurt over the span of less than two minutes.  A three by Llamas, a three-point play by Void and back-to-back three-pointers by Darryl Murff (Fy., Detroit, MI) and Loiselle prompted a Bates timeout with 7:04 left in the game and the game tied at 67.

Bates responded and earned a six-point cushion at 75-69 with 4:14 to go.  UMFK would then fail to score on six straight possessions, and a three-pointer with 1:28 left put the Bobcats on top 81-71. Bates hit 5-of-6 free throws over the final minute and a half to ensure the win.”

http://athletics.umfk.maine.edu/game/350/1/

Como apunte personal, decir que nos masacraron en la zona. Fue uno de esos días en los cuales, por alguna razón, nuestra zona hacía aguas por todos los lados (sobretodo triples en las esquinas y tiros de media distancia en el poste alto). En mi opinión abusamos de la defensa zonal y no nos habría venido nada mal jugar algo más en individual, pero bueno, que le vamos a hacer. Al menos partido disputado, de resultado ajustado, de esos que gusta jugar (aunque si se gana siempre queda mejor sabor de boca, claro).

Viaje de vuelta sin parar a dormir, llegando a casa pasada la una, y con clase a las 8 del día siguiente… Es lo “malo” de los deportes, de cara a las clases, que hay que hacer pequeños esfuerzos y estar bien organizado para poder compaginar todo. No por lo del miércoles, que es lo de menos. Pero el viernes volvemos a perder clase, y es el último día antes de la semana de exámenes finales; y no solo eso, vamos a pasar todo el fin de semana en Boston jugando otro torneo, el Fisher Holiday Classic, lo que significa que llegaremos el domingo sobre  las 12 de la noche a casa. Y el lunes a las 8, examen. Por suerte es de matemáticas, Finite I, y no va a haber ningún problema.

 

FISHER HOLIDAY CLASSIC

 

Salimos el viernes pronto de mañana, ya que, aunque no jugamos hasta el sábado, y el viaje a Boston son solo 8 horas, todo el mundo quiere aprovechar la oportunidad de ir a una ciudad de verdad, y, sobre todo, de perderse en sus Malls (centros comerciales) y hacer unas cuantas compras, aprovechando que se acerca la navidad.

Así que el viaje transcurre sin imprevistos, y llegamos al deseado Mall. Por desgracia, solo tenemos una hora y media para verlo, porque Fisher, el anfitrión del torneo, juega contra nuestro rival del sábado, The New School, y, debido a que es una nueva escuela, como su propio nombre indica, no sabemos nada de ellos, así que el staff técnico quiere hacer un poco de scouting.

Perdida de tiempo total. Cuando llegamos, el tanteo es 25-2 a favor de Fisher, y, sin ser irrespetuosos, el panorama de The New School es desolador: solo un jugador en el banquillo (lo que hace un total de 6 jugadores en el equipo). Parecen sacados de una pachanga de cualquier patio de colegio, y tan solo hay dos jugadores que parecen haber jugado a baloncesto antes de unirse al equipo. Por todo esto, en el descanso abandonamos el pabellón y nos vamos para el hotel.

Es el primer viaje que hacemos con las chicas, que acaban de comenzar su temporada también, y van a jugar el torneo. Como llegamos al hotel a eso de las 9 y tenemos de hora límite las 12, nos vamos a una pequeña bolera que hay al lado del hotel, TJ, Jan, Darryl Jamar Kevin y yo. Es increíble la cantidad de asiáticos que hay en Boston; a lo mejor es que van todos a la bolera pero increíble. El 60% de las personas esa noche eran asiáticos, sin exagerar.

Tenemos que esperar 1 hora casi, pero al final conseguimos una mesa de billar. Al contrario que en España, o al menos en todos los billares de España que he jugado (que no son muchos, todo sea dicho) las partidas aquí van por tiempo: te alquilan la mesa una hora y haces con ella lo que quieras. Así que echamos tres partidas, por parejas: Jan y yo (European power; el padre de Jan es polaco) contra TJ y Kevin. Los primeros compases de la partida dejan bastante claro que, al menos, la calidad está en la otra pareja, aunque hacemos lo que podemos por defendernos, y cuando ellos meten la negra nosotros solo tenemos un par de bolas sobre el tablero. Eso si, al meter la negra meten también la blanca, así que la victoria se viene a nuestro lado. La segunda partida es bastante corta, y la calidad sale a relucir; TJ y Kevin nos destruyen en menos de 10 minutos, con el consiguiente empate en el casillero. Son las 11:35 y tenemos que estar en el hotel en menos de 25 minutos, así que echamos el desempate. En la tercera partida el factor suerte es el gran protagonista, ya que yo consigo meter 4 bolas seguidas, un par de ellas de formas realmente inverosímiles. Jan se encarga de cerrar la faena metiendo las dos últimas, incluida la negra, y, pese a que en un principio parecía claro que íbamos a perder, nos acabamos llevando la victoria, y, de este modo, evitando pagar. European school, baby.

Al día siguiente nos disponemos a jugar contra The New School. Que quereis que os diga; lo más interesante de ese día fue el partido de después que enfrentó a Fisher (probablemente el favorito de nuestra conferencia) contra Johnson and Wales (Fl.). Ellos no anotan hasta el minuto 13 o 12, aproximadamente, y nosotros anotamos con fluidez. Lo esperado, vaya. Aún así ganamos 88-42, en mi opinión permitiendo muchos puntos al rival, aunque está claro que la segunda unidad no se preocupa mucho por defender.

En el otro partido se enfrentan Fisher, en cuyas filas se encuentra el mejor jugador de la conferencia del pasado año, Louis Williams (que cuaja un gran partido, la verdad) contra un equipo de la conferencia The Sun, en el suroeste de USA. El partido empieza bastante igualado, pero en la segunda parte y debido al gran acierto en la linea de 3 puntos y la mala defensa de Fisher, JWU se distancia en el marcador y acaba ganando. Un partido de verdad, con dos universidades de buen nivel. Ganas de jugar al día siguiente aumentando.

Nos volvemos al hotel y esa noche nada de boleras o billares, ya que el partido es más importante y va a estar más disputado, así que prontito para la cama. A todo esto, Jan se lesiona de la espalda en el partido contra The New School, lo que produce una situación graciosa (aunque dolorosa en exceso para el, claro; yo he pasado por ciertos problemas de espalda y se lo fastidiosos que son): no se puede levantar de la cama, el pobre. Eso si, ninguna queja puede tener, porque cuidamos de el como de nadie.

Roster de JWU

 

Así que volvemos a la cancha. Todo el mundo está emocionado por jugar con un equipo bueno, porque, excepto Bates, llevamos cierto tiempo sin tener una competencia real (no contamos a UNE, aunque nos ganaran… Quizás por el juego tosco que realizaban, aunque hay que reconocer que fueron mejores que nosotros, las cosas como son).

El caso es que, debido a la emoción, en el calentamiento al amigo Emil se le va un poco la cabeza y se cuelga del aro con contundencia. Resultado, técnica para empezar. No pasa nada, todos seguimos concentrados, pero el entrenador le cambia en la primera jugada del partido, como “castigo”, aunque nadie le critica ni se lo reprocha; esto es verdaderamente bueno, porque ya nos vamos pareciendo más a una familia, y cada vez me gusta mas el equipo y la gente. La verdad es que la evolución que hemos tenido como grupo ha sido, en parte, sorprendente. Estamos alcanzando un nivel de química realmente impresionante para lo que se auguraba a principio de año.

Y, como resultado, jugamos como un auténtico equipo. Aunque con las primeras sustituciones siempre sufrimos un bajón defensivo, nuestro quintento titular tiene un potencial increible en ese aspecto, presionando  y defendiendo en zona o en individual. El tiro de 3, que había sido una de sus grandes armas en el partido contra Fisher, termina en un porcentaje bajo debido a nuestra buena defensa, de un 27%. Además, dominamos el rebote, otra de las claves contra el partido de Fisher.

Pese a que comenzamos el partido con ventajas superiores a las 10 puntos, cierto bajon en los minutos finales de la primera parte provoca que tan solo nos vayamos 8 puntos arriba, 41-33, aunque con buenas sensaciones. En la segunda parte volvemos a salir fuertes y nos movemos en unas ventajas sobre los 13 puntos de nuevo. Al final intentan remontar forzando muchos tiros libres, pero estamos bastante acetados, sobre todo Manny, y nos llevamos el partido 84-70. Una gran victoria. Para los que quieran leer la crónica: http://athletics.umfk.maine.edu/game/352/1/

Vuelta a casa con otra victoria bajo el brazo, y vamos 8-4.

 

FINAL EXAMS WEEK

 

Infierno de semana. Y no exagero. No es que sea difícil, que no lo es, pero el volumen de trabajo es considerable. Entre el examen de matemáticas, el de sociología, los tests y disscusion boards de Atropología, y la ayuda que les presté a mis compis Tom y Adam, que comparten clase conmigo, en ellos… Los trabajos de inglés, de 10 páginas de media (en un idioma que no es el mío)… La verdad que se nos ha hecho larga, pero no solo a mi, a todos. Hemos entrenado solo 2 días durante la semana, y eso que este finde hemos sido los anfitriones de un pequeño torneillo aquí en casa, contra Augusta y Eastern Maine Community College, el sábado y hoy, domingo, respectivamente (aunque solo el primero cuenta para el record, ya que no está bien visto para la segunda division de la NAIA jugar contra Community Colleges, al menos en Maine).

Poco que decir, nada interesante, excepto que volvíamos a jugar en casa después del primer partido de temporada (en el que me lesioné). Lo malo es que a estas alturas de la semana la mayoría de la gente se ha ido a casa, y no hay mucho público. Pero siempre sienta bien jugar en casa, y todavía más con las presentaciones del quinteto titular que nos hacen (las podéis ver aquí –>http://athletics.umfk.maine.edu/game/353/1/ con el partido completo)

Como ya digo, ambos partidos transcurrieron sin más historia. Diferencias holgadas (el segundo un poco más complicado que el primero) y bastante espectáculo, con Kevin a la cabeza (4 o 5 mates entre ambos partidos, si no me equivoco). Mejorando a un récord de 9-4 justo al final del semestre.

Nada mas terminar el segundo partido, hoy en domingo, la hora de las despedidas: la mayoría de la gente se va a casa. Manny a Providence, los Canadienses a Montreal (probablemente ahora mismo estén de fiesta celebrando las vacaciones) Yoshives a Florida, y los Detroit guys a Detroit, como no podría ser de otra manera. Todo buenos deseos y con ganas de descansar, aunque no por mucho tiempo ya que volvemos a entrenar prontito.

Así que poca cosa más por aquí, por el Norte. Ya es navidad, como en todo el mundo. Pero en Fort Kent tiene algo especial, con tanta nieve. Porque, a fin de cuentas ¿es realmente navidad si no nieva? Hmm… yo no estoy seguro. Os dejo unas fotillos de la navidad por aquí, y os deseo a todos unas felices fiestas!! Disfrutad y tened muchos regalos, si habéis sido buenos.

 

 

 

 

 

 

 

See you! Nos vemos pronto 🙂

Anuncios

2 comentarios

  1. Carlos

    Enormous Pablo!!

    diciembre 21, 2010 en 11:50 am

  2. Está genial Pablo. No pares de contarnos todo lo que ocurre por allí.
    Eres un crack¡¡¡

    diciembre 21, 2010 en 2:48 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s